miércoles, 15 de octubre de 2014

Dehesa Boyal de Somosierra

 La entrada de hoy se caracteriza por el gran valor botánico que tiene la zona. Se trata de un corto paseo, ideal para ir con niños o con toda la familia. 

En el puerto de Somosierra, a 93 km de Madrid, muy cerca de la divisoria con Segovia y Guadalajara,  se encuentra la Dehesa Bonita o Dehesa Boyal de Somosierra. Como su propio nombre indica, se trata de una dehesa donde pasta el ganado (actualmente ganado caballar y vacuno, antiguamente eran bueyes).
 Pero lo que hace destacar a este pequeño enclave natural, es que podremos encontrar en él la mejor representación de vegetación eurosiberiana de la Comunidad de Madrid.




Podemos encontrar a nuestro paso: roble albar (Quercus petraea), rebollo (Quercus pyrenaica), acebo (Ilex aquifolium), mostajo (Sorbus aria), serbal de los cazadores(Sorbus aucuparia), abedul (Betula alba), avellano (Corylus avellana), etc...

Lo más destacable en la zona son los abedules de gran diámetro (algunos catalogados como árboles singulares) que encontramos en los alrededores de la Fuentefría (un pilón a 30 min andando por el camino). Además podremos ver algunos grandes acebos (uno es árbol singular), aunque el acebo lo podemos encontrar en otros bosques de la sierra de Guadarrama.



Acceso: El punto de partida de la ruta se encuentra en un aparcamiento poco antes de llegar al pueblo de Somosierra. Debemos salir de la A-1 en el km 91, y en un kilómetro aproximadamente, a mano izquierda de la carretera veremos un pequeño aparcamiento junto a unas instalaciones del Canal de Isabel II. La ruta empieza cruzando al lado derecho de la carretera por la que hemos venido, donde empieza una pista forestal.

Para descargar el track de la ruta pincha aquí.


Track de la ruta en Google Earth

Algunas fotos del paseo:


Una "cueva" de avellanos.



 Amanita muscaria. ¡No te la comas!






 Con el acebo singular

 Un roble albar de gran diámetro.


 La apreciada ramita de acebo con sus bayas rojas utilizada como elemento decorativo en Navidad. ¡Ojo! se trata de una especie protegida en la Comunidad de Madrid, no debemos cortarla.


 Uno de los abedules singulares





En definitiva, una ruta tranquila para disfrutar del bosque. Si vamos en otoño podremos ver el bonito colorido que adquieren los árboles caducifolios al tirar la hoja, y si sabemos del tema, ¡coger alguna que otra seta!

¡Nos vemos en el monte!

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Viviendo la Montaña

Viviendo la Montaña